TÉCNICAS Y LENGUAJE DEL MÉTODO CRISTAL-ESMERALDA

Traducir el lenguaje de la energía es ya una realidad. Mi papel es acompañarte simplemente a través de la comunicación de lo sutil, el contacto, la alineación energético-física y de conciencia desde diversos lenguajes terapéuticos. Así mismo aplico la enseñanza, creación y orientación para que puedas disponer de herramientas y retomar la sabiduría que siempre ha estado intrínseca en ti.Los lenguajes que uso en la terapia son : La Lectura y Sanación de los Registros Akáshicos, la Astrología Terapéutica,-Sistémica el Viaje Interdimensional Chamánico, la Constelación Ancestral,  la Cirugía Etérica y la Arte-terapia.

Cirugía de luz para corregir el campo energético

El cuerpo humano está compuesto por diferentes cuerpos multidimensionales, el emocional, el mental, el físico, el astral, el etérico, etc. Pero cada uno está interconectado con el otro. Por ejemplo cada órgano o cada célula tiene alojada su energía en un cúmulo llamada etérica. También nuestros pensamientos, emociones y programaciones contienen esta energía, y pueden, por ejemplo visualizarse a través de la glándula pineal con un color gris cuando son negativas o densas. La mayoría de las veces esos patrones de energía cristalizada van penetrando gradualmente, hasta que, en última instancia, se manifiestan como la enfermedad física o mental en el cuerpo.
La cirugía etérica o astral permite limpiar y corregir la energía de los chacras y el campo aurico, y ejecuta una labor muy precisa no sólo en el cuerpo físico sino también en el psíquico (por ejemplo la limpieza de la vieja estructura del subconsciente) y libera la energía estancada permitiendo que la vitalidad pueda fluir de una manera libre y completa ayudando a reconectar al paciente (adulto o niño) con una frecuencia de vibración más elevada (facilitando su interrelación con la Tierra y A su entorno cotidiano de forma más fluida).

Es útil aplicar la cirugía etérica para todo tipo de dolor emocional y físico ya que durante la sesión se instalan matrices energéticas en los órganos afectados, per ejemplo, para poner en marcha mecanismos de autocuración del propio paciente.

La cirugía etérica y la constelación familiar
A la vez se hace servir la cirugía etérica para alinear al paciente psico-emocionalmente con su linaje materno y paterno para apoyar por ejemplo la constelación familiar y así ayudar a que las memorias ancestrales se recoloquen equilibradamente entre los miembros de la familia, así mismo apoya en la limpieza y ajuste de las memorias heredadas (sea de la vida presente o de otro ciclo anímico) que bloquean su evolución.

Los médicos del Cielo y los Cirujanos etéricos
El trabajo de sanación que se efectúa con las manos, y el uso de actividades que ayuden a subir la frecuencia como la música, el canto, la danza, el arte plástico, la respiración, etc cuenta con el apoyo de la energía cósmica y de los Seres de Luz especializados en la sanación física, los Cirujanos etéricos, y la psico-emocional y espiritual, los Médicos astrales . Como la cirugía que se aplica en equipo en un hospital el trabajo astral comporta también que el paciente guarde reposo después de la operación, puesto que el trabajo no finaliza en la sesión terapéutica, sino también en el proceso del propio paciente que irá alineándose con su SER sanador a lo largo de los días y con el equipo de luz de los Médicos que continuarán el tratamiento si trabaja internamente.

Terapia de la Carta Astral Sistémica y su aplicación en la Constelación Familiar

Según el doctor en Física austríaco, Fritjof Capra (Universidad de Viena):“Si la energía cuántica se dirige al campo electromagnético del ser humano resuena físicamente en las células del cerebro, así puede darse la orden para que otras células tengan las órbitas de cada electrón de los átomos en la posición correcta. Por tanto la mente influye en los subniveles atómicos y por tanto lo hace en los niveles intracelulares”.
La astrología es una ciencia que aplica la energía cuántica y magnética. Este conocimiento milenario partió de astrónomos y físicos, bajo la premisa de conocer como afectaba el magnetismo de la Tierra y el Cosmos en el cuerpo físico, emocional y mental (Isaac Newton o Copérnico, por ejemplo aplicaban las cartas natales en sus investigaciones).

El conocimiento de los ciclos biodinámicos del cosmos a partir de nuestra carta de nacimiento nos permite extraer un autoconocimiento físico, psíquico y anímico. Es también una herramienta muy funcional para terapeutas, médicos, educadores y padres, ya que permite tener un mapa básico de navegación para comprender las características energéticas del cuerpo emocional, carácter y salud desde el momento de nacimiento, y visualizar fácilmente los bloqueos .

La carta astral sistémica, permite poner sobre la mesa la procedencia de estos frenos, y clarificar si proceden de la herencia biológica o psicoemocional del linaje materno o paterno, y concluir en que momento del ciclo natural de crecimiento se activaron las memorias (programas del subconsciente vinculados a traumas familiares, por ejemplo, que luego se manifiestan en forma de desequilibrio como son las enfermedades). La carta astral sistémica pone de manifiesto cómo resolver nuestros conflictos de relaciones con nuestra pareja, hijos, padres, amigos, compañeros de trabajo, etc. Cómo nos integramos en la sociedad, como nos ven, nos valoran, y porqué percibimos las cosas desde un punto de vista muy propio, o cómo podemos mostrar lo mejor de nosotros mismos. También las capacidades y el porqué hay frustración en nuestros proyectos tienen explicación en esta carta de navegación, que no habla de destino, pero si de próposito de trabajo individual y posibilidad de trascenderlo.

Abriendo la información del Nodo Lunar de la carta astral en conexión con los Archivos Akashicos nos permite profundizar todavía más en el subconsciente y en la energía anímica para poder ayudar a desprogramar patrones antiguos que no nos permiten avanzar. Es esta técnica una forma de enseñarnos a ver y conprender como completarnos y qué herramientas cabe incorporar para estar más alineados magnéticamente a la Tierra, de forma que facilita la liberación de desarmonizaciónes físicas y es un buen método de prevención.

La Constelación familiar es un método creado por el psicoterapeuta alemán Bert Hellinger que ayudan a poner orden dentro de nuestra estructura consciente e inconsciente. Muestran la esencia de nuestros conflictos psíquicos, físicos o espirituales y los recoloca dentro del sistema de la familia y/o del individuo. Es una aplicación que tras la lectura astral sistémica terapéutica permite poner orden al desequilibrio. Se potencia el trabajo con la alineación bioenergética y el sistema de alineación ancestral que usa el canto y la música como elementos facilitadores.

Anclaje de la luz con nuestro linaje ancestral. Las CONSTELACIONES FAMILIARES

La constelación sistémica es un método creado por el psicoterapeuta alemán Bert Hellinguer que ayuda a poner orden dentro de nuestra estructura consciente e inconsciente. Muestran la esencia de nuestros conflictos psíquicos, físicos o espirituales y los recoloca dentro del sistema de la familia y/o del individuo. Ya las comunidades indígenas realizaban con sus ceremoniales trabajos de puesta en orden del propio sistema, permitiendo que el rol se reforzara y se aligeraran papeles que no permitía el crecimiento de la cada Ser en la comunidad. Conocían de la herencia psico-emocional en cada persona procedente de cada linaje. El sistema de Bert Hellinger habla de corregir precisamente esto, por ejemplo las memorias de dolor heredadas por el hijo procedentes del abuelo y a su vez transmitidas por el padre, como si además de la genética se trasmitiera el campo emocional. Etéricamente la tristeza se puede visualizar en el cuerpo aúrico en forma de energía densa y a su vez ésta está conectada con hilos de luz con la memoria paterna.

A través de la constelación familiar podemos corregir estas memorias que cargamos por herencia y falta de consciencia, pero aplicando en esta terapia sistémica el método de la astrología sistémica podemos visualizar el mapa del conflicto y a través de los registros akáshicos percibimos las energías que intervienen en el mismo. Usando estas herramientas el trabajo terapéutico es doblemente efectivo e intenso. Esta sesión se efectúa combinada con la cirugía etérica para alinear al paciente psico-emocionalmente con su linaje y se ayuden a las energías ancestrales a recolocarse equilibradamente entre los miembros de la familia. Se desbloquean también las estructuras del consciente y el inconsciente procedentes no únicamente de los linajes, también, si es necesario, de la memoria kármica.

En la corrección del sistema se aplica además de la cirugía etérica, el canto, la música y la danza para ayudar a subir la frecuencia en el trabajo de la sanación, de la misma forma que realizaban las comunidades indígenas y los chamanes del mismo lugar.

La más antigua práctica espiritual que conoce la humanidad recibe el nombre de chamanismo, es a través de esta ancestral forma como el Ser humano ha intentado conectar con su esencia. Una esencia que se mueve en diferentes cuerpos interdimensionales que no tienen tiempo ni espacio, y que ahora en la Tierra vive un especial momento en qué la esperada conciencia de la alineación de los mismos es ya un hecho. Hasta hace bastante tiempo  la humanidad no había vivido un mejor tiempo para poder responsabilizarse y comprometerse en SER uno mism@ y por tanto vivir en paz. Esta alineación tiene lugar en un tiempo donde la confluencia internáutica convive con una mayor capacidad de conectar los Registros Akáshicos y a su vez, como no, con el equipo de compañeros estelares afines que comparten con nosotros este proyecto cósmico. Junto a esta subida de vibración los guardianes de la Tierra también han ascendido de frecuencia, por tanto es momento de recuperar la rueda de la medicina y el viaje chamánico ancestral que los ancestros indígenas de la jerarquía roja han trasmutado a la Energía Cristal. El planeta vibra de forma diferente, los movimientos cíclicos lo hacen desde una vibración que deja atrás al guerrero índigo para posicionarse en una energía cristalina.
Muchos antropólogos creen que la práctica del chamanismo se remonta a más de 100.000 años, y se conoce que la palabra “chamán” proviene de la tribu Tungus en Siberia y  significa “el que ve en la oscuridad”. Los que ejercen este trabajo utiliza la capacidad de ver “con el tercer ojo” o “con el corazón” para transitar a los reinos ocultos. El chamán interacciona directamente con los espíritus para abordar el aspecto espiritual de la enfermedad y realizar recuperaciones de alma, recuperar el poder perdido, así como ayudar a eliminar los bloqueos físicos, emocionales y espirituales.

 

El Viaje Chamánico a través de los Registros Akáshicos
Una de las principales ceremonias que un chamán realiza es el viaje chamánico. Tradicionalmente el chamán entraba en un estado alterado de la conciencia y se desplazaba fuera del tiempo a través de los reinos ocultos de otras dimensiones, siempre con la intención de conectar información, apoyo, sabiduría o sanación para el paciente, consultante o el propio. Ve la realidad no ordinaria como un universo paralelo al nuestro.

Normalmente los chamanes utilizan algún tipo de percusión, especialmente tambores o traqueteo, para entrar en un estado alterado que permite al alma viajar a los mundos invisibles.

Primero vibran en un estado alfa, que es el estado de meditación de la conciencia, y luego pasan a un estado más profundo llamado theta. Y ese es el estado que permite al alma libre del chamán viajar a los mundos invisibles donde poder acceder a los espíritus.
Los chamanes también usaban sustancias naturales para activar el viaje interdimensional, pero con la ascensión actual vibracional de la energía de la Tierra que beneficia la apertura de los Registros Akáshicos el viaje a otros espacios extra-temporales no precisa de sustancias externas, y es mucho más fluido a través del trabajo de la respiración, la música, el canto y la cirugía etérica. Ahora los Viajes interdimensionales los efectuamos paciente y terapeuta conjuntamente, así el paciente puede ir abriendo puertas de otras dimensiones totalmente acompañado, e ir sanando memorias ancestrales, kármicas, acuerdos de alma, o traumas tanto que sean de nuestra vida presente como de otros tiempos, o espacios.

Al usar el lenguaje de los Registros Akáshicos y contar con el equipo de los Médicos del Cielo se abren puertas de alta frecuencia sin olvidar muchos aspectos usados tradicionalmente por los guías de la Jerarquía Roja, como el apoyo del animal de poder también llamado espíritu guardián.

Desde una perspectiva chamánica hay tres causas clásicas de la enfermedad. Hay ceremonias de curación ilimitadas que se pueden realizar para crear una cura. Los espíritus auxiliares del chamán  diagnostican la causa y luego ayudan a realizar el tratamiento necesario para la curación.

Las tres causas más comunes según la tradición chamánica de la enfermedad son la pérdida de energía, la pérdida del alma y la intrusión espiritual. Típicamente hay una combinación de causas que suceden. Rara vez se ve a una persona sólo tener la pérdida del alma o simplemente tener una intrusión espiritual.

También se aplican las técnicas ancestrales indígenas denominadas intervenciones chamánicas: La Extraccion Cristalina (limpieza de densidades en el aura); Eliminacion y/o sanación de Cordones -apegos- entre relaciones que no nos permiten evolucionar; Deintegración de acuerdos o contratos (del pasado o presente); Acompañamientos y sanación en la Transición (cuando un SER realiza el cambio a la otra dimension); Recuperación del Alma (se denomina cuando perdemos una parte de nuestra esencia en algún trauma o dura experiencia) y aplicación de la Sanación del Linaje Ancestral mediante el viaje interdimensional con la Terapia Sistémica.

El término ‘Akasha’ procede del sánscrito y su traducción remite a ‘éter’ o ‘quintaesencia’

Desde tiempos remotos, son muchos los textos que se hacen eco de la existencia de un lugar donde toda nuestra memoria queda almacenada. Una especie de biblioteca que alberga no sólo nuestros pensamientos, acciones o vivencias, sino también la de todos los lugares y seres del planeta. Todo queda energéticamente grabado, como si fuera un banco de memoria cósmica, donde se hallan todas nuestras vidas pasadas, presentes y futuras. Un lugar al que podemos acceder, repleto de información valiosísima para entender nuestro paso por esta vida. El término ‘Akasha’ procede del sánscrito y su traducción remite a ‘éter’, ‘espacio’, ‘sustancia’ o ‘quintaesencia’. En algunas tradiciones de la wicca, el akasha es una energía unificadora que se encuentra de modo inherente en cada criatura viviente del planeta, así como en los otros cuatro elementos (tierra, agua, aire y fuego) que componen el mundo natural tal y como lo conocemos. En este elemento es donde se hallarían grabados los llamados Registros, archivos o libros: una compilación de nuestra historia átmica. Desde su primer origen hasta su última vida. Un auténtico tesoro de historias que contendría también nuestra información kármica a lo largo del tiempo. Acceder a ese ‘libro’ o compilación personal nos ayuda a entender muchas cosas sobre nosotros mismos y a tomar las decisiones oportunas en cada momento. Y es que si todo es energía, tiene cierta lógica que esté grabado en algún lugar y pueda leerse.

UN POCO DE HISTORIA
A lo largo de la historia, los citados Registros no han pasado desapercibidos para las principales culturas y tradiciones espirituales. La Biblia ya habla de un ‘Libro de la Vida’ donde están contenidas todas nuestras acciones. El judaismo también acepta su existencia. En la mitología hindú, se habla del dios Chitra Gupta. Al fallecer alguien, esta deidad era la encargada de recitar todas aquellas acciones en la vida de quien partía, acciones que se hallaban anotadas en un “libro”. El budismo también habla de ello denominándolo ‘memoria del Universo’.

Sin embargo, tenemos que esperar hasta el siglo XIX para ver un mayor interés en este tema gracias a la teosofía. Es entonces cuando la ocultista británica Annie Bésant (1847-1933) acuña el término Archivo akáshico y los Registros empiezan a cobrar la popularidad de la que gozarán en el siglo XX. En este siglo Edgar Cayce, famoso clarividente estadounidense, los da a conocer con sus lecturas que realizaba en un estado de duerme-vela y que a lo largo de su vida llegó a facilitar miles de lecturas que un asistente recopilaba, porque él no recordaba nada al despertar.

Finalmente, la estadounidense Mary Parker establece un sistema de formación y acceso a los Registros, conocido ahora en todo el mundo denominado sistema ARCI (Akashic Record Consultant International). En tiempos más recientes, los Registros Akáshicos se asoman incluso al cine. Tan sólo tenemos que recordar a Eywa, el árbol de la sabiduría que todo lo alberga en la celebrada cinta Avatar como ejemplo de ellos. Así pues, el conocimiento de los Registros Akáshicos se ha ido abriendo paulatinamente paso y ya no es algo reservado a unos pocos. Cada vez hay más personas formadas en técnicas y métodos que ayudan a saber leerlos y acceder a ellos.

Método arte-terapéutico Cristal-Esmeralda: A través del Arte se facilita la alineación interdimensional

En este salto frecuencial de apertura de conciencia la creatividad y la imagen en acción (imaginación) se convierten en herramientas de Sanación imprescindibles para aplicar la capacidad cocreativa de nuestra realidad. El Arte con conciencia, impulsa la capacidad de Sanación del Arte, y recupera por fin el profundo espíritu del mismo relanzándolo a su verdadera dimensión. La educación del Sistema separó los conocimientos de la creatividad, ahora volvemos a incorporar al ingenio en nosotros aunando, por ejemplo, poesía, física, danza, escultura, o matemáticas. Si bien es conocida la capacidad del arte como terapia si además lo aplicamos desde el campo bioenergéticos, con conciencia, permite trabajar en cada cuerpo multidimensional para resetear nuestras memorias, alinear linajes ancestrales o borrar muletas que los tienen desconectados.És un canal maravilloso para conectar con nuestro SER.

La Arteterapia es una técnica de desarrollo personal y de autoconocimiento que permite expresar emocionalmente a través del arte (plástico, música, dramático, canto, danza, etc). El arte engloba todas las creaciones realizadas por el ser humano para expresar una visión sensible acerca del mundo, ya sea real o imaginario.La historia indica  que, con la aparición del Homo Sapiens, el arte tuvo una función ritual y mágico-religiosa, y que fue cambiando con el correr del tiempo. De hecho la denominación de la palabra artesanía vincula el papel del arte con la sanación, pero con el  desarrollo racionalista en la evolución humana fue perdiendo esta función para acoger el contenido creativo y de la belleza.

La arte terapia nace también con la idea de vincular de nuevo ese origen sanador en la creación. El método Corazón Cristal Esmeralda utiliza esta técnica como una forma de alinear también el Ser y los cuerpos energéticos. Si bien  los trastornos psicológicos, miedos, traumas o bloqueos personales tienen en el arte la posibilidad de sanarse, no es necesario poseer ningún problema psicológico para experimentar la Arteterapia, sino simplemente sentir la necesidad de explorarnos.

Por ejemplo después de haber abierto los archivos akáshicos, realizado un viaje chamánico o haber constelado, por ejemplo linajes ancestrales, el expresar la energía que se ha movilizado de forma plástica, a través de un escrito, un canto, arte dramático o una danza permite asentar, poner de manifiesto, materializar la sanación. El cuerpo puede expresar lo que se ha movido en el inconsciente y en el campo energético etérico. De forma que se hace consciente y permite alinear nuevas raíces, direcciones, estructuras y por tanto cocreaciones de vida.

Si bien inicialmente comenzó a usarse la Arteterapia con fines meramente terapéuticos, actualmente ha ampliado su ámbito de actuación, sirviendo igualmente para procesos de cambio, como vía de autoconocimiento y para desarrollar ciertas habilidades como la creatividad, percepción, intuición, etc.

Muchos terapeutas utilizan la terapia artística para abarcar áreas en las que una terapia verbal no alcanza. Cada vez se emplea más en residencias de ancianos, colectivos con problemas de integración, con deficiencias psíquicas, o con enfermos psiquiátricos, etc. También en el tratamiento de enfermedades como el estrés, la ansiedad, la fibromialgia o los trastornos alimenticios.

Además, no se requiere de unas brillantes dotes artísticas, ni que el resultado de la obra tenga un gran valor artístico. No es necesario tener grandes habilidades ni conocimientos plásticos, lo importante es la autenticidad del creador, por eso es muy importante el trabajo espontáneo y de conciencia.

Aplicación con los niños

La Arteterapia es fantástica para el trabajo con los jóvenes y niños. Ideal para paliar el fracaso escolar, trastornos de atención u otra serie de dificultades que muchos niños tienen en la actualidad. Además gran parte de la pedagogía Waldorf, está basada en fundamentos similares en los que el arte como método pedagógico ha aportado interesantes resultados.

El arte facilita lo que guardamos en nuestro interior. Nuestros conflictos, miedos, angustias, necesidades, frustraciones, anhelos, sueños… afloran cuando nos dejamos llevar por la obra que estemos representando.